Sobre el Estrés Laboral y los riesgos psicosociales

El estrés laboral es un fenómeno frecuente en el mundo del trabajo. Se le puede denominar como «pandemia» del siglo XXI . Si revisamos la encuesta Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo realizada en el 2007 ,pone de manifiesto las condiciones laborales más preocupantes o molestas para l@s trabajadores.

El riesgo de tener un accidente, preocupa a un 22,6%. Le sigue el riesgo de perder el empleo 21,9%, la cantidad de trabajo que ha de realizar 21,5%, y el riesgo de tener una enfermedad 19,5%, las posturas que debe adoptar para realizar su trabajo 19,1%, el ritmo de trabajo 18,9%, el horario 17,3%, los esfuerzos físicos que ha de realizar 16,8, la monotonía 15,5%, y las relaciones con otras personas no empleadas en su empresa 14,5%.

Además el 22,5% de los trabajadores considera que el trabajo está afectando negativamente a su salud.

Las dolencias que , con más frecuencia, atribuyen los encuestad@s al trabajo son. el dolor de espalda 13% , el dolor de cuello 6,3%, y el estrés 6,3% Fuente (INSHT,2009).

De hecho, existe evidencia empírica que relaciona significativamente las experiencias de estrés, en especial cuando son intensas o tienen carácter crónico, con el malestar psicológico, las molestias psicosomáticas, los problemas de salud mental , los trastornos músculo-esqueléticos y las enfermedades gastronintestinales y cardiovasculares.

Estos problemas, a su vez tienen repercusiones negativas sobre las empresas y sus resultados. Cabe mencionar entre ellas el deterioro del clima social, el incremento del absentismo o la reducción de la productividad.

La importancia creciente del estrés laboral está relacionada con las transformacioens que se están produciendo en los mercados de trabajo, las relaciones laborales, las empresas y la propia naturaleza de trabajo. La globalización de la economía y los mercados, la crisis financiera, los cambios tecnológicos y los demográficos y sociales tienen importantes repercusiones sobre las formas organizativas de las empresas y organizaciones, y las relaciones por ende entre las empresas, organizaciones y l@s trabajadores. Los sistemas de trabajo , el contexto del puesto y la propia actividad laboral. Las condiciones de trabajo han mejorado en varios aspectos, pero han surgido o se han intensificado nuevos riesgos, en su mayor parte de carácter psicosocial.

Y sin embargo en el ámbito de la acción social se sigue sin reconocer desde el Instituto Nacional de Salud e Higiene en el Trabajo, que las dolencias físicas y psicológicas derivadas del trabajo con personas en la relación de ayuda, como enfermedades laborales derivadas de nuestro puesto. Lo que implica por lo tanto que los diversos departamentos de prevención de riesgos laborales de las organizaciones no lo incluyen en sus planes quedandonos huérfan@s de atención integral adecuada.

Es necesario realizar campañas de sensibilización sobre el estrés laboral, el «burn out» y aquellas actitudes, conductas y formas de hacer que ayuden a vivir con una mejor salud laboral que apoye la salud física y que nos conduzca a tener un estilo de vida con mayores cotas de felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *